Cada autoridad migratoria puede evaluar el perfil de cada viajero y dependerá de su análisis para permitirle o negarle la entrada al país que se visita.